sábado, 7 de marzo de 2009

Lección 11: La interpretación de los escritos proféticos / Edición para Maestros

El sábado enseñaré...
Texto Clave: Lucas 24:27.

Enseña a tu clase a:

Saber cómo comprender y aplicar la Biblia y los escritos de Elena de White.
Sentir el deseo de conocer más y enriquecer el estudio personal de la Biblia.
Hacer el compromiso de profundizar el estudio de la Biblia.

Bosquejo de la Lección

I. Exégesis versus homilética (1 Cor. 6:19, 20)
A. ¿Cuál es el contexto original y el significado intencional de este pasaje? ¿De qué modo hemos expandido su significado y aplicado este versículo a otras cosas?
B. ¿Puedes pensar en algún ejemplo en el que un predicador ha usado las Escrituras para destacar un punto o comunicar una verdad importante que el escritor bíblico no tenía en vista específicamente?

II. El tiempo y el lugar (Jer. 4:23-26)
A. ¿Qué connotaciones tienen estos versículos para la gente en el tiempo del fin? ¿Qué estaba describiendo Jeremías en esta visión?
B. ¿Te sientes a veces distante del mundo de la Biblia? ¿De qué maneras puedes identificarte mejor con la experiencia del pueblo antiguo?
C. ¿De qué modo el entender su tiempo y su lugar nos ayuda a interpretar mejor los escritos de Elena de White?

III. El contexto (Isa. 65:17-20)
A. ¿Cómo nos ayuda el contexto inmediato a interpretar este pasaje? ¿De qué modo podemos aplicarlo a nuestro futuro?
B. ¿Qué peligros existen al tomar un pasaje de Elena de White fuera de su contexto? ¿Por qué es tan importante considerar todo lo que se dice sobre un tema específico en vez de solo ejemplos aislados?
Resumen

Así como la interpretación de las Escrituras requiere el uso de métodos sólidos de interpretación, también los escritos de Elena de White necesitan ser cuidadosamente estudiados a fin de comprender con exactitud su significado.

CICLO DE APRENDIZAJE
PASO 1: ¡Motiva!
Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios ha designado los medios para que interpretemos correctamente sus mensajes proféticos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los servicios de inteligencia aliados interceptaron numerosos mensajes. Esto ofrecía una tremenda ventaja en el frente de batalla. Pero había un problema: Tener los mensajes no significaba comprenderlos. Sabiendo que sus mensajes podían ser interceptados, los que los enviaban los habían disfrazado con códigos. Los equipos aliados de estudio de los códigos se reunían para descubrir qué estaba diciendo el mensaje. Su éxito hacía que los aliados tuvieran ventajas.

Dios ha enviado mensajes. Sin embargo, ellos son inútiles a menos que los comprendamos. Siendo que los mensajes fueron dados hace mucho tiempo, en ambientes culturales diferentes de los nuestros, en otros idiomas y a una variedad de personas, los mensajes de Dios pueden estar disfrazados con éxito. Tal vez esto explica por qué tantas denominaciones cristianas pretenden todas contar los mensajes bíblicos. Afortunadamente, hay un sistema de principios que nos permiten “decodificar” los mensajes. Dos palabras son importantes en este sistema: 1) hermenéutica, y 2) exégesis.

“La hermenéutica es el campo de estudios teológicos que trata con la interpretación de las Escrituras. A menudo, se caracteriza por estar principalmente preocupada por la teoría o las teorías de la interpretación, y en este respecto puede distinguirse de la exégesis, que puede considerarse como una aplicación práctica de los principios hermenéuticos”.–The HarperCollins Bible Dictionary, p. 415.

PASO 2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia

I. Exégesis (Rom. 2:14-16; 10:12-17; Eze. 3:17-19)

Las palabras adquieren significado dentro de su contexto. Sacadas fuera de los contextos, pueden decir algo muy diferente de lo que se quería. Si escuchamos que alguien había “arreglado el movimiento” de un reloj, estaríamos pensando en sus partes móviles, no en partituras musicales.

El punto es sencillo: para comprender las palabras o las unidades del escrito, debe estudiarse el contexto. El contexto incluye el tiempo, el lugar, la cultura, el ambiente histórico, las maneras y las costumbres contemporáneas, etc. Guiados por el Espíritu de Dios, podemos conocer el significado de las Escrituras, mediante una atención cuidadosa a estos factores; pero, si los ignoramos, se producirán interpretaciones fantasiosas.

Considera: ¿Qué sugieren los textos arriba citados acerca de la importancia de comprender el contexto bíblico de un pasaje bíblico específico? ¿Cuál es el peligro de no tomar en consideración el contexto de ese pasaje específico? ¿De qué modo definimos cuál es el contexto o qué incluye?

II. Homilética (Mar. 1:15, 17; Ecl. 7:29)

Considera: en 1 Corintios 6:18 al 20, el contexto sugiere que el cuerpo humano es el templo de Dios. Tres capítulos antes (1 Cor. 3:16, 17), Pablo llama al cuerpo de creyentes, es decir, la iglesia, templo de Dios. En el capítulo 3, Pablo advierte que si los creyentes destruyen el templo de Dios, la iglesia, Dios los destruirá a ellos. Algunos predicadores han usado con licencia estos versículos, razonando: 1) los cuerpos humanos son templos de Dios (1 Cor. 6); 2) Pablo dice que si destruimos el templo de Dios, Dios nos destruirá. El problema es que el templo de 1 Corintios 3:16 y 17 es claramente la iglesia (“el cuerpo de Cristo”), no el cuerpo humano. (Si ya hemos destruido nuestro cuerpo humano, ¿por qué lo destruiría Dios otra vez?) Las buenas intenciones del predicador son las de animarnos a cuidar nuestros cuerpos. ¿Justifica eso la combinación de esos versículos fuera de su contexto? Explica tu respuesta. ¿Qué principio mayor acerca de la interpretación nos da esto?
III. El tiempo y el lugar (Jer. 4:23-26)

En Jeremías 10:3 y 4, Dios reprende a Israel:

“Las costumbres de los pueblos no tienen valor alguno.
Cortan un tronco en el bosque, y un artífice lo labra con un cincel.
Lo adornan con oro y plata,
y lo afirman con clavos y martillo
para que no se tambalee” (NVI).

Algunos cristianos sinceros han aplicado esto a la costumbre de decorar árboles de Navidad. Ciertamente suena como una condenación de esa práctica: cortar un árbol, clavarlo en un soporte, decorarlo con oropeles. Pero ¿es esta la práctica que Dios condenó? Cuando consideramos el tiempo y el lugar (siglo VII a.C., cuando la idolatría era practicada en Israel, pero cuando no había registros de árboles de Navidad), llega a ser claro que la práctica reprendida aquí es la creación de ídolos. ¿No deberíamos recordar este principio cuando consideramos pasajes que prohíben a las mujeres hablar en la iglesia, o cuando analizamos los peinados adecuados?
IV. Los contextos inmediatos y los más amplios

Consideremos más de cerca la definición de una palabra que ya hemos visto en esta lección:

“Contexto”: “1. las partes de una afirmación escrita o hablada que preceden o que siguen a una palabra o un pasaje específicos y que puede influir en su significado o su efecto. 2. el conjunto de circunstancias o hechos que rodean un evento, o situación, etc., específicos”.–Random House Webster’s Dictionary, p. 294.

Los cristianos enfocan Romanos 15 y Colosenses 2 en forma diferente, lo que resulta en interpretaciones distintas. Algunos creen que todos los sábados han sido eliminados bajo el Nuevo Pacto. Otros están en desacuerdo. ¿Nos ayuda el contexto a resolver el dilema? En el contexto inmediato de Colosenses 2, el versículo 17 especifica que el asunto en discusión era una “sombra de lo que ha de venir”. Surge la pregunta: “¿Fueron todos los sábados (días santos) ‘sombras’?”

Estudia la siguiente situación hipotética: Supón que el Canadá conquistara los Estados Unidos de Norteamérica. El nuevo gobierno anuncia que los feriados nacionales de los Estados Unidos no serán observados (el Día de la Independencia, el Día del Presidente, etc.). ¿Significa esto que la Navidad ha sido eliminada, porque también es un feriado? No. Los canadienses celebraron la Navidad antes de la existencia de los Estados Unidos, y la prohibición era específicamente contra los feriados nacionales, no contra todos los feriados. Por extensión, el contexto inmediato de Colosenses 2 especifica días que eran “sombras”, no todos los sábados. Por medio del conocimiento que tenían de los sábados anuales que eran sombras (p. ej., la Pascua), los lectores de Pablo, en el primer siglo, sabían que él hacía referencia a esos feriados anuales. En Romanos 15, el contexto inmediato tiene poco que decir acerca de este problema, y conduce al estudiante a explorar el contexto más amplio para determinar la intención del autor. Las únicas controversias del Nuevo Testamento con respecto a los días que debían ser observados tienen que ver con las fiestas anuales. Esto, entonces, forma el contexto natural para comprender Romanos 15. (Ver Heb. 8-10).

Considera: Así como los canadienses estaban celebrando la Navidad antes de que existieran los feriados de los Estados Unidos, el sábado semanal vino del Edén, antes de que se establecieran los sábados del Pacto Antiguo. Comprendemos que una nación que conquista elimine los feriados nacionales, pero no la Navidad, por causa de que ese feriado está basado en la religión. Del mismo modo, no nos sorprende que los “sábados que son sombras” fueran eliminados por la venida de Cristo, pero ¿elimina eso los sábados semanales?

PASO 3: ¡Practica!

Ejercicio de aplicación

Elige un capítulo de los evangelios, y responde las siguientes preguntas (responde la mayoría leyendo el capítulo antes de consultar algún comentario):

1. ¿Quién lo escribió? ¿Cuándo fue escrito?
2. ¿A quiénes se les escribió eso?
3. ¿Por qué se escribió? ¿Cuál es su significado aparente?
4. ¿Por qué fue importante el autor para la audiencia original?
5. ¿Hay allí costumbres o maneras que son difíciles de entender? Haz una lista.
6. ¿Hay en los evangelios grupos/personas de los que yo debería saber más? ¿Qué pasos puedo dar para hacerlo?
7. ¿Cómo puedo aplicar esto que he aprendido en mi casa, mi trabajo, mi familia y mi vida personal?

Indicios: Siempre pide la conducción de Dios antes de comenzar. Las pistas acerca del autor y la fecha a menudo se encuentran en los capítulos iniciales o los finales. No te apresures.

PASO 4: ¡Aplica!

Considera: Invita a los miembros de tu clase a escribir tres enseñanzas que aprendieron de esta lección que usarán en su estudio de la Biblia esta semana. Compártelas y analízalas, si el tiempo te alcanza.

Guía de Estudio de la Biblia: El don profético yla iglesia remanente de Dios. Edición de Maestros.
Periodo: Trimestre Enero-Marzo de 2009
Autor: Gerhard Pfandl, nacido en Austria, ha sido director asociado del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Asociación General desde 1999.
Editor: Clifford Goldstein

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada





Mientras estudia la Lección o Guía de Estudio de la Biblia / Escuela Sabática, en Ojo Adventista, lo invitamos -para beneficio de todos- escribir sus comentarios y consideraciones sobre dicho estudio al pie de cada entrada.



Cargando...